El misterio del Diablo de Tasmania: explosiones cósmicas reveladas

El misterio del Diablo de Tasmania: explosiones cósmicas reveladas
Diablo de Tasmania

Hace un año, los científicos fueron testigos de un fenómeno astronómico único y excepcional: una explosión que resultó ser mucho más rara de lo que inicialmente se pensaba. Tras la primera explosión, ocurrieron una serie de explosiones adicionales en rápida sucesión. ¿De qué se trató este evento asombroso?

Conocido como el Diablo de Tasmania, este misterioso estallido captó la atención de los científicos en 2022, cuando fue identificado a miles de millones de años luz de distancia de nosotros. AT2022tsd, como se le conoce oficialmente, es un tipo de explosión conocida como transitorio óptico azul rápido (LFBOT, por sus siglas en inglés). Su intensidad es aproximadamente 100 mil millones de veces mayor que la del Sol, convirtiéndolo en un fenómeno extremadamente brillante.

Los LFBOT son explosiones extremas que a menudo superan en brillo incluso a las supernovas, aunque su duración es mucho más corta. Estos eventos generalmente duran solo unos pocos días y alcanzan temperaturas increíblemente altas, llegando a los 40,000°C en poco tiempo. Esta alta temperatura es la responsable de la luz azulada que emiten. Aunque los astrónomos todavía no pueden explicar con certeza qué causa estos eventos y cuáles son sus características principales, el Diablo de Tasmania resultó ser aún más extraño de lo que se creía.

Un equipo de científicos liderado por la astrónoma Anna Ho de la Universidad de Cornell, realizó un nuevo análisis de los datos recopilados por 15 telescopios de todo el mundo. Sorprendentemente, descubrieron al menos otras 14 explosiones de una luminosidad inmensa, igual o incluso mayor que la del estallido original, que ocurrieron en un período de solo 120 días. Estas explosiones duraron solo unos pocos minutos, creando un verdadero destello en el espacio. ¿Qué pudo haber causado este fenómeno? Los expertos se adentraron en la búsqueda de respuestas.

Según la doctora Ho, en lugar de desvanecerse gradualmente como se esperaría, la fuente de estas explosiones se iluminó brevemente una y otra vez. Los LFBOT ya son eventos extraños y exóticos, pero esto fue aún más extraño. En un estudio publicado en Nature Astronomy que involucró a 70 expertos internacionales, se propuso una fascinante respuesta a este misterio. Aunque todavía no se conoce la causa exacta de estas explosiones, hay indicios que sugieren que podrían estar relacionadas con la formación de un objeto compacto, como un agujero negro.

Los agujeros negros pueden surgir del colapso de una estrella masiva, por lo que se especula que estas explosiones podrían ser los restos de una muerte estelar que provocó un resplandor inmenso seguido de múltiples explosiones de intensa luminosidad. Sorprendentemente, el cadáver estelar se reactivó una y otra vez, demostrando que no estaba inerte después de la primera explosión. Esto nos da la oportunidad de estudiar las propiedades de estos restos estelares que, lejos de estar simplemente allí, están activos y realizando acciones que podemos detectar. Como concluyó la doctora Ho: «Creemos que estos destellos podrían provenir de uno de estos cadáveres recién formados, lo que nos permite estudiar sus propiedades».