Greta Thunberg y un pulpo de peluche: ¿por qué TODOS están hablando de ello?

Greta Thunberg y un pulpo de peluche: ¿por qué TODOS están hablando de ello?
Greta Thunberg (Foto ANSA)

La joven activista climática, Greta Thunberg, ha generado siempre una gran cantidad de reacciones en las redes sociales. Sus apasionadas protestas contra las grandes compañías petroleras y episodios como su arresto durante una manifestación en Londres la han colocado en el centro de numerosas discusiones. Sin embargo, en esta ocasión, la controversia ha surgido a raíz de una foto que compartió.

La foto en cuestión fue publicada en la plataforma X. En ella, Thunberg aparece junto a otras tres personas, mostrando carteles en solidaridad con los civiles palestinos. El mensaje de Greta es claro: «Estoy con Gaza». A su lado, otra persona expresa un sentimiento similar con un cartel que dice: «Esta judía está con Palestina».

Sin embargo, este gesto de solidaridad no ha pasado desapercibido. Una serie de individuos en línea ha interpretado la foto como un acto de antisemitismo. Su argumento se basa en dos puntos principales. En primer lugar, destacan la ausencia de una condena explícita por parte de las activistas hacia las acciones de Hamas en Israel. En segundo lugar, se fijaron en un peluche en forma de pulpo en el fondo de la foto, que algunos creen que podría estar asociado con teorías antisemitas.

Lo que muchos de estos críticos parecen no haber tenido en cuenta es el significado de ese peluche para Greta y para muchas otras personas autistas. Thunberg, que padece el síndrome de Asperger, explicó que el peluche se utiliza como una herramienta para expresar emociones. Este juguete en particular, que tiene una cara que puede parecer triste o feliz, se ha convertido en un símbolo reconocido del síndrome, especialmente después de la publicación del libro «Leo y el pulpo».

En Italia, la polémica en torno a la foto ha adquirido mayor atención cuando Maurizio Crippa, subdirector del periódico «Il Foglio», ha respaldado la interpretación de aquellos que ven la imagen como una señal de antisemitismo. Él, junto con otros periodistas, ha cuestionado las intenciones de Thunberg, sugiriendo que la presencia del peluche podría interpretarse como antisemita.

Ante esta ola de críticas, Thunberg ha decidido eliminar la foto original y ha publicado otra en la que el peluche no es visible. Además, ha querido aclarar su posición, afirmando que no era consciente de las posibles connotaciones antisemitas del peluche. Ha concluido reafirmando su firme oposición a cualquier forma de discriminación y ha enfatizado su condena al antisemitismo.

Después del incidente, muchos seguidores de Greta han inundado las redes sociales expresando su apoyo y solidaridad. Han resaltado la importancia de centrarse en el mensaje principal de la foto, que es la solidaridad con los palestinos, en lugar de distraerse con interpretaciones erróneas. Este evento ha destacado la crucial necesidad de una comunicación clara, especialmente en tiempos en los que la percepción puede ser fácilmente distorsionada.