La amenaza del fentanilo en México: caramelos contaminados generan psicosis

La amenaza del fentanilo en México: caramelos contaminados generan psicosis
Fentanilo en México

En México, el fentanilo se ha convertido en una alarma que está cobrando cada vez más fuerza, y algunos padres están viviendo una auténtica pesadilla, temiendo que sus hijos puedan ser víctimas de una intoxicación en cualquier momento. La distribución de caramelos contaminados entre los niños en varios estados está propagándose rápidamente, creando una verdadera psicosis.

La magnitud de este fenómeno tiene su origen en lo que ha sucedido en los Estados Unidos, donde el fentanilo sintético ha causado numerosos casos de sobredosis entre los jóvenes, hasta el punto de declararse una emergencia de salud. El mismo temor ahora se está extendiendo en México debido a un incidente reciente.

La historia de los caramelos contaminados con fentanilo ha llegado a Tamaulipas, pero en realidad comenzó a circular en los grupos de WhatsApp de los estados de Baja California y Sonora. Informes de menores intoxicados por caramelos contaminados con fentanilo y metanfetamina en Sinaloa y Baja California llevaron a la difusión de la noticia de que estos dulces con drogas sintéticas también se están vendiendo en las escuelas de Tamaulipas.

Todo comenzó con una advertencia publicada por un padre en el grupo de WhatsApp de una escuela. En la foto compartida por este hombre se podía ver una imagen de un caramelo de una conocida marca nacional que había sido empacado y etiquetado con la clara inscripción: «No consumir. Contaminado». Junto a esto, se encontraba un documento oficial atribuido a las autoridades de salud del estado de Baja California.

La publicación, que decía: «Saludos, buenas tardes. En mi trabajo proporcionamos servicios a la Procuraduría del Estado y nos han dado esta información: están ofreciendo este caramelo en las escuelas y está contaminado con fentanilo. En caso de que deseen transmitir la información a grupos de padres». Esta publicación comenzó a circular en los grupos de WhatsApp, volviéndose viral y difundiéndose en línea. Además, se informó de casos similares también en los estados mexicanos de Sinaloa y Tamaulipas.

La psicosis generada por esta situación llevó a las autoridades a intentar calmar los ánimos para evitar el pánico entre los padres de familia. La Procuraduría General del Estado de Tamaulipas tuvo que declarar que «no se han registrado casos de caramelos contaminados con fentanilo». El fiscal general afirmó que «la foto difundida en los medios en línea corresponde a otro caso, el de un menor intoxicado por consumir un caramelo contaminado con metanfetamina». Las autoridades de Baja California también negaron la alerta, indicando que «el presunto aviso emitido por esta institución sobre un caramelo contaminado que circula en las redes sociales es falso. Se insta a los ciudadanos a ser conscientes de la información verificada que se divulga en las redes y los canales oficiales, y a no compartir publicaciones sospechosas sin confirmación para evitar la desinformación».